Your browser is out-of-date.

In order to have a more interesting navigation, we suggest upgrading your browser, clicking in one of the following links.
All browsers are free and easy to install.

 
  • in vitruvius
    • in magazines
    • in journal
  • \/
  •  

research

magazines

projects ISSN 2595-4245


abstracts

português
O Edifício Mediterráneo foi construído entre 1962-66 em uma quadra típica do “ensanche” de Barcelona. O edifício, tipicamente moderno, adapta-se de forma muito eficiente ao plano Cerdá e deixa claras as influências do GATCPAC em seu autor, Antoni Bonet.

english
The Mediterráneo Building was built between 1962-66 in a typical block of Barcelona's “ensanche”. The building, typically modern, adapts very efficiently to the Cerdá plan and makes clear the influences of GATCPAC on its author, Antoni Bonet.

español
El Edificio Mediterráneo fue erigido entre los años de 1962-66 en una típica manzana del ensanche barcelonés. Típicamente moderno, se ajusta de manera muy eficiente al plan Cerdá y deja patente las influencias del GATCPAC sobre su autor, Antoni Bonet.

how to quote

PALERMO, Nicolás Sica. El Edifício Mediterráneo. Projetos, São Paulo, año 19, n. 220.02, Vitruvius, abr. 2019 <http://vitruvius.com.br/revistas/read/projetos/19.219/7324>.


La vanguardia arquitectónica catalana de las primeras décadas del siglo pasado estuvo directamente influenciada por algunos de los más importantes arquitectos del modernismo de aquella época. Mies van der Rohe, con la construcción del Pabellón Alemán en la Feria Universal de Barcelona del año 1929, y Le Corbusier, con el Plan Macià y sus propuestas arquitectónicas complementarias, marcaron con hechos e ideas la ciudad y sus arquitectos.

El inicio de carrera de Antoni Bonet Castellana coincide con estos años de consolidación y desarrollo de la arquitectura moderna en Europa, y también con su expansión por todo el continente americano. Teniendo a Le Corbusier como gran maestro y formando parte de un grupo de jóvenes arquitectos con el mismo ideal profesional, Bonet construyó una consistente carrera tanto en el ámbito de la arquitectura como en el ámbito urbanístico. El edificio Mediterráneo, en Barcelona, es un ejemplar de la sólida formación del arquitecto, en el cual se reflejan sus fuertes bases ideológicas y la madurez adquirida durante años de experiencia en el despacho teniendo siempre la modernidad en su horizonte.

Antoni Bonet, sus precursores y la arquitectura moderna

En marzo del año 1932, después de publicar la Ville Radieuse, Le Corbusier llega a Barcelona para elaborar, junto con el Grupo de Arquitectos y técnicos catalanes para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea – GATCPAC, un Plan Urbanístico para la ciudad. El Plan Macià constituyó un importante campo de experimento para las teorías de la Ville Radieuse y, más que eso, influenció toda una generación de arquitectos jóvenes en aquella época (1). Ese mismo año Antoni Bonet, aún estudiante, empieza a colaborar con los arquitectos Josep Lluís Sert y José Torres Clavé, figuras importantes del GATCPAC y protagonistas en el desarrollo de la cultura moderna Barcelonesa. El año siguiente, a los 20 años, participa en el Ciam 4, fundamental para establecer algunas bases del urbanismo corbusiano y del cual surgiría la Carta de Atenas.

Bonet, Le Corbusier y Josep Lluis Sert en Bergamo, 1949
Foto divulgação ["Antonio Bonet Castellana"(Colégio de Arquitectos de Cataluña, 1999)]

 

En 1934 ingresa en el GATCPAC como socio estudiante, y participa de un concurso organizado por el grupo para la remodelación del plan Cerdá. Poco tiempo después funda con sus ya colegas de trabajo Torres Clavé y Sert la empresa Midva – Muebles y decoración para la vivienda actual. El siguiente año finaliza sus estudios y, antes de recibir el diploma oficial de arquitecto, viaja a Paris para ingresar en el estudio de Le Corbusier. Ya completamente integrado a la capital francesa y al despacho del maestro suizo, participa del 5º Ciam, que se llevó a cabo entre 18 de junio y 2 de julio de 1937.

El Plan Macià, 1932
Imagem divulgação ["Le Corbusier i Barcelona" (Fundación Caixa de Catalunya, 1992)]

 

Aunque fue una experiencia muy positiva y transformadora para Bonet, su tiempo de trabajo en Paris no le generó ninguna nueva oportunidad laboral o encargo concreto que tuviese la posibilidad de construirse. La realización de sus proyectos e ideas llegó después que dos de sus colegas en Paris – Jorge Ferrari Hardoy y Juan Kurchan – lo invitaran a inmigrar a Argentina con el objetivo de comenzar a construir y transformar los proyectos en realidad. Algunos de los trabajos que desarrolló en los años que se siguieron son los precedentes del edificio Mediterráneo. Ciertas soluciones técnicas y constructivas fueron pensadas para proyectos en Buenos Aires, pero colocadas en práctica solamente en algunas obras construidas en España, lo mismo ocurriendo con algunas las propuestas urbanísticas para algunas ciudades argentinas que no se llevaron a cabo.

Le Corbusier y una maqueta de la Ville Radieuse, 1931
Foto divulgação ["Le Corbusier et Pierre Jeanneret: OEuvre Complète 1929-1934" (Vol. 2, Les Editions D’Arch]

 

El Edificio Mediterráneo: arquitectura moderna en medio al ensanche barcelonés

El Edificio Mediterráneo fue erigido entre los años de 1962 y 1966 en una típica manzana del ensanche barcelonés. Oriundas del plan Cerdá, las manzanas tienen geometría cuadrada, con lado de 120 m y los ángulos chanfleados en 20 m. Las aceras de una manzana Cerdá tienen anchura de aproximadamente 5 m y las calles entre ellas 20. La altura de los edificios vecinos está entre los 20 y los 28 m. La fachada más larga, correspondiente a la calle Consejo de Ciento, tiene orientación solar noroeste.

El área del solar donde se coloca el edificio es de aproximadamente 2725 m². Su geometría es irregular y definida por casi toda la extensión de la acera de Consejo de Ciento, y por la esquina entre esta última y la calle Conde Borrell. Su mayor dimensión longitudinal (si tomada como frente la fachada de Consejo de Ciento) es de 93,60 m, y la mayor dimensión transversal es de 38,60 m.

Emplazamiento del Edificio Mediterráneo
Elaboración Nicolás Sica Palermo

 

El conjunto está compuesto por dos prismas de base rectangular con misma anchura y alturas diferentes – dispuestos paralelamente y elevados del suelo por pilotis que se adaptan a la urbanización del ensanche de Barcelona. Separando estos dos volúmenes principales encuentran-se tres núcleos de circulación vertical. Existe un cuarto núcleo que hace la transición entre el Edificio y el vecino colindante de la calle Conde Borrell.

En todo el conjunto existen 14 locales para comercio – uno de ellos con gran tamaño, destinado a recibir un supermercado; 121 apartamientos – 16 por planta, del segundo pavimento hasta el séptimo, y 9 en el último nivel – divididos en 4 grupos con núcleos de circulación propios; y un piso subterráneo destinado a aparcamientos. Estos núcleos definen los cuatro grupos o bloques de apartamentos. El bloque localizado en la extremidad noreste, denominado Mediterráneo, tiene 5 apartamentos, y aproximadamente 705 m² de área (2). En el centro del conjunto existen dos bloques parecidos, llamados Chipre y Creta. El bloque Chipre ocupa la mitad norte del conjunto, tiene 4 apartamentos y 554 m² de área. El bloque Creta tiene 4 apartamentos y 615 m² de área. En la extremidad sur del conjunto encuentra-se el bloque Eivissa, que tiene 2 apartamentos y 276 m². Con respeto a la cubierta del edificio, no parece haber sido proyectada como espacio útil, aunque su situación actual sugiere algo diferente. No existen en las publicaciones más conocidas planos o dibujos mostrando la cubierta del edificio en detalles, pero en los días actuales la cubierta se encuentra parcialmente ocupada. El potencial existe, sería solo una cuestión de explotarlo.

Vista aerea del Edificio Mediterráneo
Elaboración Nicolás Sica Palermo

 

Los dos prismas principales tienen 11,6 m de ancho. El prisma posterior a la fachada principal del conjunto (calle Consejo de Ciento) tiene 9 pavimentos se adapta a las construcciones vecinas, mientras el anterior tiene 8 pavimentos y se encuentra visualmente aislado de toda la manzana. Esta no es solamente una operación volumétrica con consecuencias meramente visuales. El despegamiento establece espacios de ventilación e iluminación en la gran mayoría de los ambientes del edificio. Los patios internos, localizados entre los dos prismas tienen 14 m de largura y 5 m de profundidad. Entre algunos de los apartamentos existen patios de ventilación con 0,7 m y 1,20 m. A parte de esos atributos se pueden identificar otros recursos que incrementan al edificio confort ambiental. Los cerramientos acristalados de las fachadas permiten gran entrada de luz, y amplían la continuidad visual con el exterior. En las áreas de servicios contiguas a las cocinas de algunos de los apartamentos el límite con el exterior se da a través de bloques perforados que permiten el paso de luminosidad y ventilación, pero bloquean las visuales desde el exterior hacia el interior.

Uno de los patios internos de ventilación e iluminación del edificio
Foto Nicolás Sica Palermo

 

La liberación de las fachadas, así como la configuración de la planta y de la disposición volumétrica del edificio, están directamente ligadas a la concepción de su estructura soportante. El sistema regular de pilares, vigas y forjados en hormigón armado permitió ordenar la disposición de las componentes del proyecto tanto horizontal como verticalmente – sea en planta como en elevación. En toda la trayectoria de Bonet como arquitecto se puede identificar el hormigón armado como técnica constructiva predominante. Desde su primer gran proyecto – el edificio Paraguay – en Suipacha, Buenos Aires, del año 1939 – la construcción se dio con esa técnica.

En el Edificio Mediterráneo la estructura arranca del subsuelo con pilares de sección con área de aproximadamente 1 m². Para liberar el espacio contiguo a las aceras existentes, que originalmente tenían 5 m, Bonet elevó los bloques por medio de grandes pilares en forma de trípode invertido – es decir – con las tres puntas direccionadas hacia arriba. Esta configuración libera un mayor espacio en planta baja y permite que un robusto pilar proveniente del subsuelo se transforme en tres pilares en el cuerpo del edificio, teniendo como zona de transición la planta baja. El espacio resultante es un típico pilotis moderno en el cual la acera, antes con 5 m de anchura entre la calle y el inicio del solar, se transforme en un espacio colectivo y de transición respecto a los locales de comercio existentes. A parte de eso existe gran flexibilidad de organización interna de la planta baja, en la cual se puede, debido a la estructura independiente y a la amplitud espacial, adoptar diferentes alternativas de ocupación, recibiendo los más variados usos. Incluso el cerramiento acristalado que separa el interior del exterior podría cambiar de posición, aproximando o apartándose del límite entre el solar y la acera.

El pilotis moderno y comercial del edificio Mediterráneo
Foto Nicolás Sica Palermo

 

Tales estrategias se encuentran prefiguradas en todos los proyectos urbanísticos que Bonet concibió para áreas en medio a tejidos urbanos consolidados. Es el caso del proyecto para el Conjunto Habitacional Textil Oeste – Tosa (3), del año 1952, en el cual la configuración de los pilares se parece mucho a la de las columnas del Edificio Mediterráneo y el intercolumnio de 10,36 m se aproxima bastante a los 10,5 m encontrados en el edificio de Barcelona.

En el Edificio Mediterráneo los 10 m y medio de modulación estructural longitudinal en planta baja se transforman en 3,5 m en los pisos superiores. En las tres extremidades en que el edificio no toca edificios vecinos existen voladizos de 1,6 m. En estas extremidades los pilares, que miden 25x60 cm, sufren rotaciones de 90º, adaptándose a los esfuerzos impuestos por el voladizo. En sentido transversal la distancia entre columnas es de 6,2 m, y la anchura total de las dos barras principales 11,6 m. De esa manera, existen voladizos de 2,4 m en las fachadas posteriores y de 3 m en las fachadas anteriores.

Foto de la maqueta del conjunto T.O.S.A, 1952
Foto divulgação ["Antonio Bonet Castellana"(Colégio de Arquitectos de Cataluña, 1999)]

 

Las extremidades del volumen anterior están totalmente liberadas, causando la sensación de que el edificio se despega de la tradicional manzana. Para que esto ocurriera el arquitecto ideó otras estrategias. La colocación de la rampa de acceso al sótano junto al límite noreste del solar – esquina de Consejo de Ciento y Conde de Urgell – produjo un espacio de transición entre la edificación vecina y la barra frontal y permitió que existiera el espacio de transición longitudinal entre la acera existente y la ampliación impuesta por los pilotes. El mismo recurso fue utilizado en el límite con la edificación vecina de la calle Conde Borrell. La transición entre la barra interior a la manzana y el vecino está hecha por el núcleo de circulaciones y acceso del bloque Eivissa, colocado retrasadamente respecto al alineamiento exterior del solar.

Vista de la calle Consejo de Ciento
Foto Nicolás Sica Palermo

 

Ruptura, integración y consolidación

En el edificio Mediterráneo es un importante marco en la carrera Antoni Bonet en el cual se pueden ver plasmadas algunas de los principales elementos y estrategias que formaron parte de toda su trayectoria, sea respecto a la arquitectura o al urbanismo.

El espacio con pilotis de la planta baja – posibilitado por la adopción del hormigón armado como técnica constructiva, la estructuración formal del edificio – que permitió su integración total al sistema urbano preexistente – y la incorporación de dispositivos y estrategias medioambientales (ventilación e iluminación) – enmarcan tres aspectos de gran interés.

La creación de ese espacio bajo el edificio demuestra un potencial de explotación formal del plan Cerda no previsto en su génesis. Algunas estrategias fueron claramente influenciadas por las experiencias de principios de carrera vividas con Le Corbusier y el GATCPAC. Algunos principios lanzados en el Plan Macià, del cual la Ville Radieuse fue referente, aparecen claramente en el edificio Mediterráneo. En la Ville Radieuse, teniendo como punto de partida la Ville Contemporaine, ocurre la liberación del suelo, configurado o espacio colectivo infinito.

Foto de la Unité d’Habitation de Briey en Foret
Foto divulgação ["Le Corbusier et Pierre Jeanneret: OEuvre Complète 1929-1934" (Vol. 4, Les Editions D’Arch]

 

Las secciones muestran todas las estructuras levantadas del terreno, incluyendo aparcamientos y vías de acceso vehiculares. Los cuerpos de los edificios-barra aparecen, tanto en perspectivas como en secciones, aislados del exterior por cerramientos traslúcidos o acristalados, que, de la misma manera que la liberación del terreno bajo los edificios, propiciarían la presencia de sol, espacio y verde – calificados por Le Corbusier como “alegrías esenciales”.

Estos ideales se identifican en buena parte de la obra de Bonet, como ocurrió en su primer proyecto urbanístico realizado junto a algunos colegas argentinos, el Conjunto Urbanístico Casa Amarilla, de 1943. Básicamente el proyecto trataba de adaptar una porción de territorio – cercada de una urbanización ya consolidada – al urbanismo de la Ville Contemporaine.

Vista del pilotis del Pabellón suizo en la ciudad universitaria de Paris, proyecto de Le Corbusier
Foto divulgação ["Le Corbusier et Pierre Jeanneret: OEuvre Complète 1929-1934" (Vol. 4, Les Editions D’Arch]

 

Casualidad o no, la Unité d’Habitation de Berlin, había sido construida 2 años antes de que se empezara a erigir el edificio Mediterráneo, y la Unité de Briey en Forêt se estaba construyendo en el mismo período. Otra obra erigida por Le Corbusier en estos años fue la Casa Brasilera en La Ciudad Universitaria de Paris, entre los años 1957 y 1958. En ella, tal y como en las Unités, existen os voladizos en la estructura – que es de hormigón armado, la planta baja aparece liberada por los pilotis y la fachada libre se materializa, pero no se visualiza tan explícitamente. Algo parecido ocurre en el edificio de Bonet, donde no existe acristalamiento total de la superficie de la fachada por intermedio del pan-verre (4). Lo que ocurre son aperturas sistemáticas, ordenadas por la estructura resistentes, de diferentes tipos: huecos originados por balcones, superficies acristaladas correspondientes a salas de estar y dormitorios, paños ciegos correspondientes a áreas de circulación y cerramientos hechos con bloques perforados para ventilación de espacios de servicio, que crean superficies visualmente texturizadas en la fachada.

Croquis y diagramas sobre habitabilidad de las edificaciones producidos por Le Corbusier en los años 1940
Imagem divulgação ["Le Corbusier et Pierre Jeanneret: OEuvre Complète 1929-1934" (Vol. 2, Les Editions D’Arch]

 

Respecto a los vecinos, todas esas condiciones diferencian el Mediterráneo de su entorno. En algunos aspectos lo colocan en contraste. Pero su rasgo diferencial consiste en adoptar una serie de elementos y dispositivos de proyectos típicos de la modernidad y encajarlos harmónicamente entre un tejido urbano totalmente consolidado, con carácter tradicional. Las oposiciones se establecen con mucha precisión y ofrecen alternativas para solucionar el delicado roce entre lo contemporáneo y las preexistencias antiguas.

Límite del Edificio Mediterráneo por la calle Conde Borrell
Foto Nicolás Sica Palermo

 

notas

1
Este tema es cuidadosamente discutido en: MONTEYS, Xavier. Estudis d’urbanisme. Pla Macia. In: LE CORBUSIER. Le Corbusier i Barcelona. Barcelona, Fundación Caixa de Catalunya, 1992.

2
La imprecisión en la descripción de medidas relativas a la obra se debe al hecho de que los dibujos y documentos del proyecto disponibles no tenían cotas ni tampoco escala gráfica.

3
Datos extraídos de la monografía: ÁLVAREZ PROZOROVICH, Fernando V.; ROIG, Jordi. Antonio Bonet Castellana. Barcelona, Colégio de Arquitectos de Cataluña, 1999.

4
Pan-verre: paño de vídrio o muro cortina.

sobre o autor

Nicolás Sica Palermo é arquiteto e urbanista (UFRGS, 2004), mestre em Arquitetura (UFRGS, 2006), mestre em Teoria y Practica de Proyectos Arquitectonicos (UPC, 2008), doutor em Proyectos Arquitectonicos (UPC, 2012) e professor adjunto da Faculdade de Arquitetura da UFRGS desde 2014.

comments

220.02 crítica
abstracts
how to quote

languages

original: español

source

share

220

220.01 educacional

Wish School

newspaper


© 2000–2019 Vitruvius
All rights reserved

The sources are always responsible for the accuracy of the information provided