Your browser is out-of-date.

In order to have a more interesting navigation, we suggest upgrading your browser, clicking in one of the following links.
All browsers are free and easy to install.

 
  • in vitruvius
    • in magazines
    • in journal
  • \/
  •  

research

magazines

drops ISSN 2175-6716

abstracts

português
Arquiteto argentino, Claudio Caveri é um dos precursores do movimento “Las Casas Blancas” de arquitetos em busca de sua propria identidade, que mostra uma outra vertente da arquitetura Latino Americana

english
Arquiteto argentino, Claudio Caveri é um dos precursores do movimento “Las Casas Blancas” de arquitetos em busca de sua propria identidade, que mostra uma outra vertente da arquitetura Latino Americana

how to quote

GONZÁLEZ ORTIZ, Humberto. Claudio Caveri. Drops, São Paulo, año 12, n. 052.01, Vitruvius, ene. 2012 <https://vitruvius.com.br/revistas/read/drops/12.052/4143>.


Claudio Caveri.(Figura sacada del libro: Gutiérrez, Ramón. Martín, Marcelo. Petrina, Alberto. “Otra Arquitectura Argentina. Un camino alternativo”. Colección SomoSur. Facultad de Arquitectura Universidad de los Andes-Colombia. Editorial ESCALA. Colombia 1


Claudio Caveri, arquitecto argentino fue considerado ‹unos de los teóricos más brillantes de la Argentina›(1), se separó pronto del pensamiento heterodoxo del racionalismo lecorbuseriano de la primera época, para adentrarse en la búsqueda de una arquitectura con raíces locales que, quizás, se asemejaban mas a aquel Le Corbusier más orgánico que dejó de lado la pureza geométrica ante el embelesamiento por el paisaje mediterráneo.

Claudio Caveri fue de los impulsores del movimiento que dio en llamarse “Las Casas Blancas”, el cual, lo conformaban un grupo de arquitectos (2) que buscaban su propia identidad. Dejaron la admiración pasiva de la arquitectura internacional y optaron por introducir en sus procesos proyectuales las tradiciones espaciales y constructivas de su realidad, de su cultura argentina e iberoamericana.

Claudio Caveri realizó un viaje por Europa cerca del año 1955 ‹en busca de ese algo innombrable, esa especie de cosa misteriosa que buscaba›(3), y que al no hallarla, decidió volver a Argentina a encontrarla. Y es con esta decisión vital que podemos entender esta mirada crítica que Claudio Caveri hizo a lo largo de toda su vida respecto a la supuesta arquitectura de vanguardia que llegaba de Europa y de Estados Unidos.

El propio arquitecto Caveri afirmaba, <Antes de irme a Europa había hecho una casa a lo Mies. Ni siquiera podíamos besarnos con mi mujer, nos veían desde todos lados. Teníamos que hacerlo en el corredor o por la noche, a oscuras. Allí me di cuenta de que esta importación de la caja de vidrio no nos servía y, poco a poco, empecé a cerrarla. Pero aún después de abandonar este tipo de arquitectura seguía trabajando de un modo similar: uno tiene una idea y pretende plasmarla tal cual la ha concebido; nada - ni nadie- puede modificarla, ensuciarla, emplastarla. Uno se convierte, al fin, en una especie de dictador. Esto se dio todavía en Fátima> (4)

Claudio Caveri funda en 1958 la Comunidad Tierra, basada en la idea de la vida comunal y el trabajo en equipo. La gente realizaba trabajos manuales con la idea de producir más o menos lo que cada familia consumía.

Fueron un grupo de jóvenes matrimonios entusiastas que se adentraron en la aventura (5) que no tenían ninguna pauta constructivo-arquitectónica a seguir, todas las construcciones fueron autoconstruidas por sus habitantes y Caveri comenzó por su cuenta a experimentar con cubiertas de ferrocemento, buscando nuevas maneras de enfrentarse al espacio habitable para hacerlo de fácil construcción, para crear lugares donde los sentidos debían estar siempre alerta ante un espacio arquitectónico que generaba siempre que <lo improbable suceda en el espacio> (6).

Señala el arquitecto chileno Enrique Browne: <no tenían electricidad y vivían en piezas autoconstruidas. Los esfuerzos se concentraron en una escuela pública –donde enseñaban- y en un taller de carpintería. Estas y otras obras paulatinamente, fueron diseñadas por Caveri con un lenguaje muy personal. Las viviendas, la escuela y la capilla se hallan semienterradas para acentuar la sensación de arraigo al suelo y se organizan en torno a puntos centrales que enfatizan la idea de comunidad. Su estructura consiste en mallas de alambre revestidas de concreto (hormigón) y colgantes entre arcos, con una espacialidad que recuerda a Gaudí>” (7)

La experiencia del arquitecto Claudio Caveri nos muestra otra vertiente de la arquitectura en el continente Latinoamericano ‹que tiene que ver con las experiencias populares de reivindicación de solares y construcciones del hábitat propio› (8). La obra de Claudio Caveri debemos verla como una forma ‘paralela’, respecto al oficialismo teórico del ‘deber ser’ en arquitectura.

La obra de Claudio Caveri es una búsqueda constante por ‘elevar la calidad de vida’ de los usuarios de espacios construido y para ello Caveri propone una arquitectura que se compromete con las urgencias del presente y se expresa como una alternativa real a la pasividad oficialista, de nuestra producción arquitectónica, afirma Caveri: <ya, a esta altura, ningún intento teórico puede pretender ser el fiel reflejo de la realidad y es hora de enterrar ese piadoso deseo del siglo de las luces, que todavía rige el estatuto moral de los intelectuales de la modernidad y nuestros émulos locales. La obsesión obscena por alcanzar el secreto de la realidad, resulta inversamente proporcional a la posibilidad de lograrlo jamás> (9)

La práctica arquitectónica de Claudio Caveri que nos interesa destacar es la que lo liga a un grupo de arquitectos y constructores, que se empeñan en poner la creatividad arquitectónica, en beneficio de un progreso social generalizado en América Latina. Afirma nuevamente el arquitecto chileno Enrique Browne: <Caveri optó por abrir definitivamente la Comunidad a su entorno social. Hoy solo permanece él y su familia, a cargo de las escuelas pública y técnica. Se integró a una labor técnico-política para el progreso social del área. Se ha decidido no tomar ningún modelo a priori sino ver la realidad. Partir de los modos de vida populares y descubrir la riqueza de sus relaciones familiares, el valor del efecto expresado y del respeto mutuo. De ahí realizar esfuerzos fragmentarios –en lo social y en lo físico- para mejorar dicha realidad> (10)

Claudio Caveri fué un ejemplo excepcional de una manera apropiada de ejercer el oficio arquitectónico en Latinoamérica. Un arquitecto que experimentó y proyectó desde pequeñísimos proyectos dentro de la Comunidad, hasta enfrentarse a problemas de orden mayor y urbano. De esta experiencia opinaba el propio arquitecto Claudio Caveri: <La Comunidad me enseñó una cosa muy importante: a conjugar mi pensamiento, mi imaginación, con las elecciones de los demás miembros del grupo. Allí aprendí, en la práctica, aquello de que ‘el fuego, pa’calentar, debe comenzar por abajo’. Es un principio basista, y yo no puedo dejar de ser un basista. Nada más distante que esto de lo que se espera de un funcionario; por eso dicha actividad fue, para mí, una cosa de locos. Yo creo en lo que hace la gente, y no pienso que el municipio deba hacer otra cosa que un instrumento para su beneficio: debe apoyar sus propias iniciativas, por ejemplo la autoconstrucción. Su función no puede reducirse a la de instalar o prestar servicios y luego cobrar por ellos> (11)

El arquitecto Caveri ejerció el oficio arquitectónico basado en su propia dignidad de ser libre y pensante. Confrontando constantemente, la manera de percibir la arquitectura que los países industrializados, productores de las tendencias de moda, ofrecen a los países receptores. El arquitecto argentino propone, desde la práctica, una visión clara de cómo el arquitecto debe utilizar y no copiar, para entonces sí, construir una identidad propia que permita con claridad, plantear propuestas arquitectónicas acordes con su entorno más inmediato. El arquitecto Claudio Caveri afirmaba al respecto: <si no somos capaces de construir nuestra propia cultura, nuestra propia arquitectura, no habrá jamas liberación para nosotros. Debemos encontrar nuestro lenguaje, otro lenguaje, un lenguaje alternativo. Debemos hacer aflorar todo aquello que está escondido, negado, sepultado. Este camino debe ser recorrido necesariamente para poder, algún día, reconocernos y ser reconocidos como pueblo> (12)

Claudio Caveri no excluyó él, reinterpretó al movimiento moderno, transformándolo en un racionalismo apropiado a la cultura argentina (13). Desde la condición periférica de la Argentina el arquitecto Caveri reescribió los cánones y los adaptó en forma excepcional, le preguntaba Alberto Petrina al arquitecto Caveri: ‹¿no le parece también muy ilustrativa, para un país como el nuestro, la actitud de independencia que adoptara Alvar Aalto, dada la propia condición periférica de Finlandia y la incorporación que él realiza en su arquitectura de las condiciones de su patria?› (14).

Claudio Caveri formó parte de los arquitectos que, con su trabajo, ayudaron a la formación de una cultura arquitectónica propia. Fue de los que no creyeron que no todo es útil “de por sí”, él “no adaptó” todo a su arquitectura, él no fue de los que creeyeron que “integrarse definitivamente” a lo ya existente formaba parte de un destino único.

Claudio Caveri, desde las dudas razonables, analizó, divagó, y después construyó para su propia historia y contexto: ‹Tenemos necesidad de ver, de ir clasificando nuestro camino, de confrontarlo con el pasado y con lo que nos rodea para poder romper el círculo vicioso del dualismo social, político, económico, religioso y cultural en el que estamos encerrados como países dominados›. (15)

Claudio Caveri creyó en las cosas que afirmaba y las defendió con su propia actitud ante la vida. Un arquitecto que construyó con la gente e hizo que la arquitectura fuese una actividad participativa donde el arquitecto y la comunidad, reconstruyeron juntos su propia realidad y la transformaron, y la moldearon, y la cambiaron, y la analizaron y, entonces, este vínculo entre pobladores y arquitectos alcanzó un valor tan grande que fue capaz de construir, no solo, edificios atrevidos, racionales, funcionales y estéticamente bellos, también fue capaz de construir espacio y tiempo, fue capaz de construir memoria colectiva, fue capaz de construir con las mejores armas de la arquitectura una nueva habitabilidad para pobladores que nunca fueron sido dueños ni siquiera, de su propia existencia.

Y es aquí donde la enseñanza y la propuesta del arquitecto argentino se convirtieron en referente de muchos profesionales de América Latina (16). Claudio Caveri fue de los arquitectos que se atrevieron a creer, perseguido por ello durante el período de la dictadura argentina, pero no se marchó al exilio, Caveri se quedó en la Argentina, trabajando con la gente y para la gente. Claudio Caveri ‹consigue que los presos diseñen una cárcel y se encierren dentro al terminar la construcción› (17). El trabajo de Claudio Caveri es un hecho tangible de cómo es posible ofrecer soluciones concretas que resuelven esta continua paradoja en que viven los países de América latina. Donde resolvemos la contradicción exprimiendo al máximo la creatividad, para crear algo donde no hay nada, y donde todo existe. En Latinoamérica continuamente se construye de entre los recovecos de esta globalización resguardos casi ínfimos, desde los cuales, se van resolviendo las desigualdades insalvables que sin embargo, se salvan y se resuelven.

Consideramos que aparte de la Gran Ciudad del merchandising, se requiere pensar también, en consolidar una arquitectura alternativa que se reclama diariamente en las calles de las caóticas ciudades del 3er mundo, una arquitectura que se requiere con urgencia en los gethos de inmigrantes de las ciudades de los países desarrollados donde los nómadas habitantes de segunda habitan espacios insalubres, con hacinamientos enfermizos y donde se apropian de plazas y calles para respirar y aliviar esta “in-habitabilidad” en la que transcurre la vida de las mayorías empobrecidas del planeta.

Y hablamos de “todo esto” para entender objetivamente que las “bóvedas y las propuestas técnicas y proyectuales de Claudio Caveri” son algo más que meros sistemas constructivos “novedosos” que pueden ser utilizados por  pobladores pobres que no acceden a la llamada ‘arquitectura de autor’.

De aquí parto para reconocer el legado que nos ha dejado el arquitecto argentino Claudio Caveri es la existencia de ‘otra vertiente arquitectónica Latinoamericana que se construye cada día desde de sus imposibilidades y limitaciones. Esta Latinoamérica que se construye desde el legado del trabajo de arquitectos anónimos para muchos, pero esenciales para quienes desde muchos de sus rincones construyen día con día… Su historia… Su memoria.

En definitiva la propuesta  de Claudio Caveri aportó también un sentido político al proyecto y a la investigación arquitectónica latinoamericana.

Descanse en paz Don Claudio Caveri

 

notas

1.
de Larrañaga, María Isabel/Petrina, Alberto. Artículo: Arquitectura e Identidad en la Argentina Del libro Nueva Arquitectura en América Latina: Presente y Futuro. Op-cit. pp-164 y siguientes.

2.
Entre quienes destacan Horacio Barreta, Víctor Pelli, Rafael Iglesia o Eduardo Ellis

3.
Entrevista de Alberto Petrina a Claudio Caveri. Del libro: Otra Arquitectura Argentina. Un Camino Alternativo. Colección SomoSur. Facultad de Arquitectura Universidad de los Andes-Colombia. Editorial ESCALA. Colombia 1989. Pp-249.

4.
Ibídem. pp-45.

5.
Tengo entendido que el arquitecto Claudio Caveri siguió residiendo en la Comunidad hasta sus últimos años

6.
Palabras que repetía de manera constante el arquitecto mexicano Antonio Pastrana y Ochoa en sus clases en la Facultad de Arquitectura de la UNAM. Consultar Tesis Doctoral: González Ortiz, Humberto. Tesis Doctoral: Carlos González Lobo... Caminos hacia lo alternativo dentro del ámbito conceptual, proyectual y contextual de la arquitectura (http://tdx.cat/handle/10803/6794)

7.
Browne, Enrique. Otra Arquitectura en América Latina. Editorial Gustavo Gili. México 1988. Pp-151/153.

8.
Entrevista de Humberto González Ortiz al Dr. Carlos González Lobo. Ciudad de México, 1996.

9.
Caveri, Claudio. Surtectura. Buenos Aires: Carlos Calle, 1991

10.
Browne, Enrique. Op-cit. pp-153.

11.
Caveri, Claudio. Del libro: Otra Arquitectura Argentina. Un Camino Alternativo. Op-cit. pp-251.

12.
Ibídem. pp-253.

13.
Algo muy parecido a la actitud del arquitecto finlandés Alvar Aalto en Europa

14.
Ibídem.

15.
Ibídem.

16.
Como lo fue para el arquitecto mexicano Dr. Carlos González Lobo. Consultar Tesis Doctoral: González Ortiz, Humberto. Ibídem Op-cit

17.
Refiriéndose al RECLUSORIO OLMOS. Claudio Caveri 1988. Entrevista de Humberto González Ortiz al Dr. Carlos González Lobo. Op-cit.

sobre el autor
Humberto González Ortiz, Arquitecto por la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (1993) y Doctor en Arquitectura por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, de la Universidad Politécnica de Cataluña (2002).

Durante los últimos 9 años ha participado en diferentes Congresos y Seminarios de Arquitectura en Venezuela, México y España, y ha publicado artículos de arquitectura en revistas científicas y especializadas en México y Brasil. Actualmente ejerce como investigador de arquitectura de manera independiente y es Miembro Asociado de la Red de Investigaciones Arquitectónicas para Latinoamérica (redIALA). 

Iglesia de Nuestra Señora de Fátima Encontrada en internet: http://h2-petrina.blogspot.com/2011/09/homenaje-claudio-caveri.html?spref=fb. Consultado en octubre de 2011

Iglesia de Nuestra Señora De Fátima. 1956/58. (Op-cit. pp-25)

Iglesia de Nuestra Señora De Fátima. 1956/58. (Op-cit. pp-25)

Iglesia de Nuestra Señora De Fátima Encontrada en internet: http://h2-petrina.blogspot.com/2011/09/homenaje-claudio-caveri.html?spref=fb. Consultado en octubre de 2011

Moreno. Provincia de Buenos Aires, Cooperativa Tierra. (Figura sacada del libro: “Panorámica De La Arquitectura Latinoamericana”. Damián Bayón/Paolo Gasparini. Editorial Blume. Barcelona 1977. pp-28)

Cooperativa Tierra. Exterior e interior de la iglesia. (Figura sacada del libro: “Panorámica De La Arquitectura Latinoamericana”. Damián Bayón/Paolo Gasparini. Editorial Blume. Barcelona 1977. pp-28)

Cooperativa Tierra. Exterior e interior de la iglesia. (Figura sacada del libro: “Panorámica De La Arquitectura Latinoamericana”. Damián Bayón/Paolo Gasparini. Editorial Blume. Barcelona 1977. pp-28)

Cooperativa Tierra Encontrada en internet: http://h2-petrina.blogspot.com/2011/09/homenaje-claudio-caveri.html?spref=fb. Consultado en octubre de 2011

Cooperativa Tierra Encontrada en internet: http://h2-petrina.blogspot.com/2011/09/homenaje-claudio-caveri.html?spref=fb. Consultado en octubre de 2011

Cooperativa Tierra Encontrada en internet: http://h2-petrina.blogspot.com/2011/09/homenaje-claudio-caveri.html?spref=fb. Consultado en octubre de 2011

 

comments

newspaper


© 2000–2021 Vitruvius
All rights reserved

The sources are always responsible for the accuracy of the information provided